Luis Alberto Ravelo: las formas y el tiempo

El tiempo ha obsesionado siempre a los seres humanos. Es una magnitud intangible de la cual no podemos huir, nos hace suyos irremediablemente y nos impone su terca condición: vivirlo. El joven artista plástico güinero Luis Alberto Ravelo no elude esa pertenencia a la época que le tocó vivir y hace de su obra un testimonio urgente que llama a la esperanza, la paz, la solidaridad.

La escultura que acaba de concluir en el Instituto Politécnico de Ciencias Informáticas “República Bolivariana de Venezuela” da fe de estos preceptos que el artista devela y no oculta las urgencias del momento que distingue hoy a América Latina, los nuevos latidos que marcan el ritmo de este continente que se levanta después de años de despojos, colonialismos, y amenazas imperiales.

La obra, titulada “Un nuevo amanecer para América Latina” escoge los íconos justos para manifestar las coordenadas actuales del hemisferio. El águila amenazante del norte, postrada ante el influjo de las fuerzas sociales que exigen un mundo mejor y han salido a conquistarlo. Las masas sojuzgadas por años de expoliaciones, el sol anunciador de nuevas claridades, símbolo del ALBA, la alternativa de los pueblos de este continente que Martí llamó “Nuestra América” y la paloma, en la cumbre, coronando las aspiraciones de paz, para crear y hacer de los sueños conquistas irrevocables.

Todo esto vibra en la pieza, hecha en ferro cemento, moldeada por las manos del güinero Luis Alberto Ravelo, en escala monumental, un símbolo que no pudo tener mejor emplazamiento que este centro educacional, ejemplo del avance de los programas de expansión cultural que se desarrollan hoy en Cuba.

Luis Alberto fue alumno de la profesora Raquel López, ella sembró en él la pasión por la escultura, vocación acrecentada con los años y ya palpable mérito de este artista. Ahora el tiempo lo seduce, hurga en la contemporaneidad para tocar fondo en la vida y sus sucesos y de ahí nutre las formas y da cuerpo a la obra.

“Un nuevo amanecer para América Latina”, la escultura de este güinero ubicada en el IPI “República Bolivariana de Venezuela” es el resultado de la mirada del artista a su época de la cual es también protagonista.

El escultor da riendas a sus manos, deja que fluyan libres hasta moldear la dureza del cemento, rápidas, con la avidez del que deja escapar el instante y se ase a él definitivamente. Así nace la obra de Ravelo, aún en el camino del aprendizaje, austera y perfectible, pero documento de lo que el arte puede sumar para ensanchar las puertas de la esperanza. (10-05-06 20:00 h )

Autor: Carlos Luis Molina Labrador

25/06/2006 19:47 mayabeque #. Cultura

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



contador de visitas
Contador de visitas
diseño Web precio

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Luis Alberto Ravelo: las formas y el tiempo | Your SEO optimized title
Facebook Twitter Google +1     Admin
page contents

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris