Seguimos haciendo Revolución, en 26.

20080717054232-bandera26.jpgPor Andy Duardo Martín

El 26 de Julio de 1953, toda Cuba se estremeció ante el empuje de un grupo de jóvenes que inspirados en el ideario de José Martí, Apóstol de la independencia nacional, asaltaron los cuarteles Guillermón Moncada, de Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes. El hecho histórico promovió la conciencia revolucionaria de un pueblo que desde 1868 había decidido arriesgarlo todo por el logro de la emancipación y la soberanía.

Los objetivos militares no se cumplieron. Los esbirros del gobernante entreguista Fulgencio Batista ahoga en sangre la intrépida acción, pero quedó el ejemplo, la clara luz de que la lucha continuaba, que los habitantes de este archipiélago liderados por el joven Fidel Castro Ruz estábamos dispuestos de volver a la manigua para en marcha redentora revitalizar la lucha armada como una vía para lograr la independencia que en 1902 truncó la intervención norteamericana cuando los mambises ya habían derrotado a las tropas de la Metrópoli española.

Los objetivos que promovieron los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes quedaron plasmados en el histórico alegato “La historia me absolverá”, alegato de defensa de Fidel Castro Ruz ante el tribunal que los juzgó en la fortaleza militar santiaguera.

El logro de una verdadera independencia, la necesidad de acabar con el analfabetismo, el anhelo de un pueblo saludable y la utilización de las tierras para el bien de todos, fueron algunos de los argumentos exigidos por Fidel. Los magistrados no pudieron refutar tantas verdades y decidieron la prisión injusta de los Moncadistas.

Cincuenta y cinco años después bien se puede afirmar que los problemas sociales y económicos planteados por Fidel en el histórico alegato se han cumplido porque representan los cimientos de la Revolución triunfante el Primero de Enero de 1959.

Los cubanos hemos aprendido a defender la independencia hasta con los dientes. La esclavitud y el sometimiento a gobiernos de turno quedaron atrás. Busquemos en nuestra historia y nos daremos cuenta que nunca fuimos más y mejores tras la epopeya emancipadora culminada en 1959.

Cuba es ejemplo para el mundo en materia de educación y salud. En ambos sectores se han alcanzado resultados impresionantes, realidades que son ejemplo ante el mundo. Hemos transitado desde la erradicación del analfabetismo hasta el objetivo supremo de acrecentar el nivel cultural y educacional del pueblo. Hemos sido capaces de desarrollar una medicina sustentada en profundas raíces humanas, donde la vida del más simple de los ciudadanos alcanza valor primigenio.

Y en ese andar hemos aprendido a crecer, a ser solidarios, a extender nuestras manos al necesitado, a demostrar, como ha dicho el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, que un mundo mejor es posible.

Las misiones de hoy son otras: producir alimentos, ganar eficacia y eficiencia en cada puesto de labor, ser disciplinados y organizados cerrando el paso a cualquier intento que menoscabe la integridad y unidad de la Patria.

Así construimos el Socialismo, el nuestro. Sobre esta tierra que hoy pertenece a todos y para el bien de todos. Así rendimos tributo a aquellos jóvenes del centenario, a los que cayeron y a los que continuaron. Así seguimos haciendo Revolución, en 26.
16/07/2008 23:42 mayabeque #. En Primera Persona

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



contador de visitas
Contador de visitas
diseño Web precio

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Seguimos haciendo Revolución, en 26. | Your SEO optimized title
Facebook Twitter Google +1     Admin
page contents

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris